En el salón de actos de Seminario San Atilano-Casa de la Iglesia de Zamora, el pasado viernes 3 de marzo de 2017, a las 20,30 hrs. -en segunda convocatoria-, y con un total de 49 hermanos presentes en la sala, se abrió el cabildo Mayor Ordinario correspondiente al ejercicio de 2017. Tras el Rezo de preces -primer punto del orden del día-, dirigido por el capellán, se pasó al segundo, Lectura y aprobación, si procede, del Acta del Cabildo Mayor Ordinario del 12 de Febrero de 2016, que fue aprobada por unanimidad.

En el tercer punto del orden del día, Aprobación, si procede, de estado de cuentas a 31/12/2016, estas se aprobaron por unanimidad pasando al cuarto punto, Aprobación, si procede, del presupuesto para 2017. El vicetesorero dio lectura al mismo (en el que destaca la asignación de 1€ de la cuota de cada hermano al los proyectos del área de Acción Social de la Hermandad), siendo aprobado de nuevo por unanimidad.

El quinto punto del orden del día, Informe de Secretaría. altas y bajas, se desarrolló, a petición del secretario de forma conjunta con el punto séptimo Nombramiento de Mayordomos para el presente año, por ser ambos puntos de su competencia. El informe (a 31/12/2016), arrojó los siguientes datos:

El número de la lista de aspirantes alcanza  el número 335. El número de bajas ha sido de 11 hermanos. Se ha avisado por tanto a 41 hermanos y hermanas (30 + 11 bajas) a incorporarse a la Hermandad en este año 2017 de los cuales 6 son menores de 7 años. Se incorporan a la Hermandad del nº 235 al 269 de la lista de espera, incluidos los números 198, 212, 213, 214, 215 y 216 que solicitaron el aplazamiento el año anterior, quedando en la lista de espera un total de 90 aspirantes para su ingreso en la Hermandad. Durante este año no tenemos constacia alguna de ningún fallecimiento de hermanos o hermanas. Los mayordomos que ejercieron la mayordomía el pasado ejercicio de 2016 fueron el nº 173 Vicente Diez Llamas, 175 Alfonso Puente Valenzuela, 176 Martín Ramos García, 177 Luis Felipe Palacios Arroyo, 179 Pedro Hernández Garriga, 181 Javier Mendiri Hernández, 182 Antonio Martín Sánchez y 183 Ángel Antón Olivares.

Para el presente año se ha llamado para ejercer la mayordomía a los siguientes hermanos: nº 157 Paulino Charro Concejo, 169 Germán Porto Urueña, 181 Emilio Carretero Gaitán, 182 Manuel Folgado López, 183 Marcelino Luelmo López, 184 Luis Bueno de Paula, 185 Francisco Javier Isidro Núñez, 186 Carlos Haedo de la Torre, 187 Luis Ignacio Fernández Llanos, 188 Juan Manuel Sánchez Franco, 189 Rubén Sánchez Domínguez, 190 Alejandro Esteban Ferrero y 191 Raúl Ríos Hilario. El secretario dio cuenta de la imposibilidad de localizar, hasta el momento, al hermano Paulino Charro Concejo, quien en el cabildo del año pasado manifestó su malestar por no haber sido mayordomo (a lo que el secretario le respondió que se le había convocado en tiempo y forma el año que le correspondía sin haber obtenido respuesta, decidiendo en aquella ocasión que se le llamaría para este año).

En el sexto punto del orden del día Informe del Abad, Juan Antonio Haedo, dio cuenta de los diferentes pormenores de la gestión de la Hermandad a lo largo del pasado ejercicio. Comenzó por recordar la Peregrinación Jubilar, que la Hermandad realizó el pasado año al interior de la SI Catedral, coincidiendo con nuestra Solemne Procesión Penitencial, en el marco del Año Santo Jubilar de la Misericordia. La narración de este acontecimiento, único para todos los que lo vivimos, fue acompañada de numerosos agradecimientos a todas aquellas personas, de dentro y fuera de la Hermandad, que colaboraron para que aquel acto de piedad fuera posible.

El abad manifestó el pesar de la Hermandad por le fallecimiento de D. José María Alonso Rico, párroco emérito de la Parroquia del Espíritu Santo y Capellán de la Hermandad desde 1987 a 2009, y de D. José Alonso Luengo, que aunque no fue hermano de nuestra cofradía, se encargó del diseño y donación (junto con otros miembros de su familia que sí pertenecían a la Hermandad), de nuestra cruz guía.

Así mismo informó de los cultos a celebrar en el presente ejercicio, pidiendo compromiso y participación a los hermanos en los mismos pues constituyen uno de los fines fundamentales de nuestros estatutos. Continuó dando lectura a los agradecimientos a los colaboradores en nuestra fiesta anual en honor de la Exaltación de la Santa Cruz, e informó de la realización, el pasado mes de febrero, de una nueva edición de las Jornadas de Formación Cofrade "Conoce tu hermandad", destinadas a los nuevos hermanos. Del mismo modo dio cuenta de los avances realizados en el área de Acción Social, informando de las campañas que se pondrán en marcha para este año, y agradeciendo a los diferentes colaboradores en los cometidos del área, así como a los vendedores de la Lotería de Navidad, cuyos beneficios van destinados a este fin.

También informó sobre aspectos relacionados con la secretaría y tesorería, los trabajos de la comisión normativa de reforma del Reglamento de Régimen Interno, la Junta Pro Semana Santa, comunicación y patrimonio, aspecto en el que indicó de la necesidad de cambiar la puerta del local del que la cofradía dispone en el huerto de la iglesia, así como de colaborar con la parroquia en diversas reparaciones que deberá efectuar, tanto en el templo como en la casa parroquial.

En el octavo y último punto del orden del día, Ruegos y preguntas, se manifestaron varios hermanos para manifestar su satisfacción por el acto jubilar del pasado año (incluso proponer que la estación al interior del templo podía hacerse todos los años). El abad agradeció las palabras de estos hermanos e indicó que fue un acto extraordinario y que podrá plantearse en otros años jubilares o bien ante alguna efeméride concreta. Otro hermano -que el año pasado portó la Cruz de Penitencia-, agradeció la preocupación de la Hermandad por querer hacerse cargo de la limpieza de su túnica (que finalmente costeó el hermano), que se había manchado por el roce de la cruz, mojada por la lluvia. Otro hermano preguntó si se podía estudiar el apagar las luces al paso de la procesión, lo que contestó otro hermano presente en la sala -y que había trabajado de operario en el ayuntamiento-, manifestándole que es difícil por la falta de personal y por que las fases de iluminación, no coinciden de manera exacta, con el itinerario de la procesión. Desde el cabildo se indicó que es arriesgado ya que por apagar unas áreas en alguna ocasión se había apagado también la luz de la SI Catedral y  que la hermandad, desde la incorporación del farol, lleva una luz muy tenue que en ocasiones era insuficiente para que la procesión discurriera con la seguridad y tranquilidad adecuada.

Siendo las 21, 50 horas y previo al rezo de una oración a la Virgen María, le levantó la sesión.

* Esta crónica no tiene validez de acta y simplemente surte efecto informativo.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter