"La hermandad es una familia de creyentes".

 
El pasado 10 de marzo comenzaba la celebración del Tríduo en honor del Smo. Cristo del Espíritu Santo, que en este año hemos dedicado a reflexionar sobre la familia, Objetivo Pastoral Diocesano para este curso.
 
La celebración del tercer día estuvo presidida por  el Rvdo. D. José María Diego Pascual, capellán y párroco del Espíritu Santo. En su homilía, el sacerdote reflexionó sobre el Dios que se encuentra Abraham, el Dios de la Vid que es capaz de sacar vida de la muerte.
 
Nos invitó a vivir la hermandad como una verdadera familia de creyentes, como una iglesia doméstica que tiene que corresponder con la gran iglesia. Que debe jugar su papel en esta sociedad, tomando parte -como dice San Pablo-, de los "duros trabajos" por el Evangelio, un papel difícil pero muy necesario en nuestra sociedad.
 
La eucaristía contó con el acompañamiento musical  del Coro de la Hermandad acompañado de los músicos Lucas Lozano (percusión), Jaime Alba (viola), Juan Carlos Tortosa (fagot) y 
Rafael Sanchís (oboe), y los estudiantes del conservatorio Jimena Fernández y Eduardo Vidal (oboe).
 
Durante tres días hemos rezado por los cristianos perseguidos en el mundo por razón de su fe en Jesucristo. Al finalizar la eucaristía, al igual que el viernes y el sábado, se hizo el ejercicio del triduo y se cerró con el canto del himno a la Cruz "Crux Fidelis".
 
Agradecemos al monaguillo Agustín Haedo y Sandra Turrado que ayudaron a servir el altar, así como a las Cofradías de Nuestro Señor Jesús de Luz y Vida y Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalen y las asociaciones Virgen de la Saleta y Antiguas Alumnas del Colegio Medalla Milagrosa, que nos acompañaron en la celebración.
 
Fotos: Archivo de la Hermandad.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter