Desde la Hermandad queremos desearos una feliz Navidad, en compañía de vuestras familias y seres queridos, así como un feliz año nuevo 2018, lleno de paz y fraternidad.

Un año más hemos puesto la mirada en aquellos cristianos que no pueden celebrar la Natividad del Señor en paz, que tienen que celebrar la llegada del Mesías desde la clandestinidad o precariedad de sus campamentos de refugiados, a todos los que sufren las consecuencias de las guerras, a los que padecen necesidad, a los que atraviesan una enfermedad o a aquellos que sufren la lacra de la soledad. Por eso hemos elegido la imagen de un nacimiento construido sobre escombros, en la Basílica de Santa María Sopra Minerva de Roma, que trata de relexionar sobre aquellos de nuestros hermanos perseguidos por su fe.

Esperamos que el Príncipe de la Paz, que está a punto de nacer, nos conceda un corazón firme para amar; nos ayude a derribar las barreras de la hostilidad y a construir juntos un mundo mejor desde la solidaridad y la justicia; reconcilie a los pueblos y destierre el odio entre las naciones, para que todos los hombres constituyan una sola familia en la paz y vivan siempre unidos por el amor fraterno. Recemos por que Dios nazca en el corazón de todos nosotros.


Foto: Tarjeta de Navidad a partir de la imagen del Presepio de la Basílica de Santa María Sopra Minerva, Roma. Foto Mauricio Artieda.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter