La Hermandad Penitencial del Smo. Cristo del Espíritu Santo y la parroquia del Espíritu Santo donde tiene establecida su sede canónica celebraran A.M.D.G. Solemne Triduo en honor del Smo. Cristo del Espíritu Santo, imagen titular de la hermandad y la parroquia, que tendrá lugar D.M los días 19, 20 y 21 de febrero.
 
Por tercer año se ha decidido contar con la participación de varios sacerdotes, ademas de nuestro capellán, para presidir cada una de las celebraciones del triduo.
Solemne Triduo en Honor al Stmo. Cristo del Espíritu Santo de Zamora
 
 
El viernes 19 presidirá la celebración el Rvdo. D. José María Diego Pascual, Párroco del Espíritu Santo y Capellán de la Hermandad y tocará nuestro hermano Alejandro Fernández Alonso (oboe); el sábado 20 presidirá el Rvdo. D. Luis Santamaría del Río, Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y Párroco de Muelas del Pan, y cantará el Coro Aures Cantibus, dirigido por Oksana Kharina. El domingo 21 presidirá el Ilmo. y Rvdmo. Sr. D. Gregorio Martínez Sacristán, Obispo de la Diócesis de Zamora y Cantará el Coro de la Hermandad dirigido por Eduardo Vidal. Antes de esta celebración el Sr. Obispo recibirá el título de capellán de honor de la Hermandad.
 
En este año que celebramos el Año Jubilar de la Misericordia dedicaremos el triduo a meditar sobre las obras de misericordia y las cofradías como agentes de la misericordia de Dios. Dadas las circunstancias queremos rezar también por todos los cristianos perseguidos en el mundo por razón de su fe en Jesucristo.
 
Durante los tres días se celebrará la Santa Misa, triduo y Canto del Crux Fidelis. El Viernes 19 se desarrollara la toma de posesión de los hermanos que ejercen su mayordomía en el presente año y el Domingo 21 se entregará a nuestro obispo el título de capellán de Honor de la Hermandad.
 
El Solemne Triduo en honor del Smo. Cristo del Espíritu Santo fue recuperado por la hermandad en 2011 -año en que se conmemoró el 800 aniversario de la consagración de la iglesia del Espíritu Santo-. La imagen del Smo. Cristo presidirá de nuevo el presbiterio de la parroquia, en un altar efímero levantado para la ocasión.
 
Foto: Celebración del Smo. Triduo en honor al Smo. Cristo del Espíritu Santo de 2015. Archivo de la Hermandad.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter


En el salón de actos de la Junta Pro Semana Santa, a las 20,15 hrs. en segunda convocatoria y con un total de 63 hermanos presentes en la sala (lo que cumplía el quorum necesario establecido en los estatutos para la toma de acuerdos), se abrió el cabildo mayor ordinario correspondiente al ejercicio de 2016. Tras el rezo de preces -primer punto del orden del día-, dirigido por el capellán, se pasó al segundo punto, lectura y aprobación, si procede, de las actas del Cabildo Mayor Extraordinario del 2 de octubre de 2015 y del Cabildo Mayor Ordinario del 21 de Febrero de 2015, que fueron aprobadas por unanimidad.

En este momento el abad pidió permiso a los presentes para alterar el orden del día, ya que en en el punto séptimo -informe del Abad-, deseaba que interviniera también el capellán y tenía que ausentarse. Los presentes aceptaron y la asamblea continuó con este cambio. El abad en su informe agradeció a los presentes la confianza demostrada por haberle elegido un mandato más, presentó a su nuevo cabildo menor y agradeció a los miembros salientes. También informó del contenido de la reunión que todo el cabildo había mantenido con nuestro obispo D. Gregorio Martínez Sacristán la pasada semana. Continuó pidiendo compromiso a los hermanos así como participación en los cultos, que constituyen uno de los fines fundamentales de nuestros estatutos, dando un repaso a los que se celebrarán este año, así como las diferentes campañas de caridad puestas en marcha por el área de acción social de nuestra corporación. También informó sobre aspectos relacionados con la intervención sobre el patrimonio, la comunicación, y aspectos de secretaría y tesorería.

El aspecto más importante de su informe hizo referencia a nuestra procesión penitencial en relación con el Año Jubilar de la Misericordia convocado por SS el Papa Francisco. En este Jubileo -iniciado el 8 de diciembre del pasado año y que se prolongará hasta el 11 de noviembre-, se da la circunstancia histórica de que el Papa ha dispuesto que todas las Catedrales de la Cristiandad abran una Puerta Santa Jubilar. Dado que nuestra hermandad peregrina cada año hasta el atrio de la SI Catedral del Salvador de Zamora, nos parecía que era una ocasión única para que para que todos los hermanos tuviéramos la oportunidad de ganar el jubileo juntos. En este sentido, y antes del acto que habitualmente celebramos en el atrio de nuestra Catedral, la procesión entrará a la Seo por la Puerta Santa, para hacer estación ante el Santísimo Santísimo Sacramento y la imagen que la diócesis ha planteado como referencia para este jubileo, el Smo. Cristo de las Injurias. De esta forma los hermanos que cumplan las condiciones sacramentales y de oración habituales (recibir el sacramento de la reconciliación, participar en la eucaristía, rezar por las intenciones del Papa, además de meditar sobre la misericordia). El capellán explicó cuales son las condiciones jubilares y el contenido de este año jubilar.

Tras esto se pasó al tercer punto del orden del día, estado de cuentas a 31/12/2015, que resultaron aprobadas por unanimidad. En el cuarto punto, aprobación, si procede del presupuesto para 2016, el vicetesorerio dio lectura al mismo quedando su aprobación pendiente, a petición de un hermano, hasta tratar el quinto punto del orden del día, propuesta de aumento de la cuota anual. El abad y el vice-tesoreso presentaron la propuesta de subida de cuotas a 2 €, planteando la necesidad de afrontar una serie de gastos que no se han podido afrontar hasta el momento -dado que había un compromiso del cabildo menor anterior de no subir la cuota hasta el fin de la mandato-, así como asignar un presupuesto fijo a la obra social (1 € de los 2 € de subida). El asunto suscitó un amplio debate entre los hermanos, encontrándose aquellos que defendían la subida, así como la asignación de un presupuesto fijo para el área de acción social, con aquellos que sostenían que la hermandad no debía tener más presupuesto para acción social que aquel que se consiguiera al margen de las cuotas.

Ante la propuesta de un hermano de que la subida fuera de 3 € en vez de 2 €, y en vista del debate suscitado se procedió a la votación de las dos propuestas:

1º propuesta: subida de la cuota 2 €, con la que la cuota anual resultante sería de 7 €:

Votos a favor: 39
Votos en contra: 5
Votos en blanco: 2

2ª propuesta: subida de la cuota 3 €, con la que la cuota anual resultante sería de 8 €.

Votos a favor: 2
Votos en contra: 0
Votos en blanco: 0

A raíz del resultado arrojado por las votaciones de las dos propuestas quedó aprobada la primera, subir la cuota 2 €, con la que la cuota anual resultante será de 7 €. Tras esto se procedió a votar la aprobación del presupuesto, que había quedado en suspenso hasta la aprobación de la subida de la cuota, arrojando el siguiente resultado:

Votos a favor: 29
Votos en contra: 9
Votos en blanco: 9

En el sexto punto del orden del día, informe de Secretaría. altas y bajas, el secretario pasó a dar cuenta del estado de las mismas. El número de la lista de aspirantes alcanza (a 31/12/2015) el número 323. Este año se ha llamado a 43 aspirantes (de ellos 9 son menores de 7 años por lo que se incorporan a la Hermandad pero no podrán participar en la procesión penitencial del Viernes de Dolores). Se incorporan a la Hermandad del nº 195 al 234 de la lista de espera, incluidos el 148, 149 y 170 que solicitaron el aplazamiento el año pasado. Este año solo tenemos que lamentar el fallecimiento de un hermano, José María Lozano Lorenzo pero la Hermandad ha tenido constancia del fallecimiento en 2008 del hermano Emilio Martín Blanco, por el que este año la misa de difuntos será aplicada por los dos.

En cuanto al octavo punto, nombramiento de Mayordomos para el presente año, se dio lectura a los mayordomos que han aceptado ejercer la mayordomía en este ejercicio que son: 173 Vicente Díez Llamas, 175 Alfonso Puente Valenzuela, 176 Martín Ramos García, 177 Luis Felipe Palacios Arroyo, 179 Pedro Hernández Garriga, 181 Javier Mendiri Hernández, 182 Antonio Martín Sánchez y 183 Ángel Antón Olivar.

En el noveno punto del orden del día se procedió al nombramiento Comisión Normativa, para plantear reformas en los instrumentos jurídicos de la Hermandad. El Abad comunicó que en la misma estarían presentes todos los miembros del cabildo menor, y quería que estuviera presente un representante de los cargadores, uno del coro y dos hermanos de farol. Tras un pequeño coloquio se decidió que los cargadores (del Smo. Cristo, campanil e incensario) decidirían en asamblea cual sería su representante, los miembros del coro presentes en la sala presentaron a su director Eduardo Vidal y del grupo de los hermanos de farol se presentaron voluntarios Marcos Lorenzo Galán y Juan Marcos Rodríguez.

En el décimo y último punto del orden del día, ruegos y preguntas, un hermano preguntó que porque se había permitido la entrada de prensa, contestando el abad que la prensa había estado solo al principio haciendo unas fotos, y la información que ofrecían era emitida siempre por la Hermandad que estaba haciendo un esfuerzo de comunicación importante. El hermano manifestó su descontento con que la prensa ofreciera información del contenido del cabildo menor. Ante esto se procedió a votar si se quería que la Hermandad no facilitara información a la prensa, votación que solo tuvo un sufragio a favor, estando el resto del cabildo mayor en contra.

Otro hermano se ofreció para portar el libro de difuntos, contestando la mesa que si no había ningún familiar o cercano a alguno de los difuntos del año, se solía dejar que lo portase alguno de los suplentes de las penitencias (tinieblas y cruz de penitencia). Tras un pequeño coloquio se decidió que pudiera hacer una solicitud específica para portarlo.

Otro hermano planteó que la acción social se orientara específicamente a los hermanos más necesitados, contestando el abad y el responsable del área de acción social que así se intentaba, pero que habitualmente estos, por discreción preferían acudir a otras organizaciones como Caritas, que por otro lado tiene la infraestructura y los profesionales que la Hermandad no tiene, razón por la cual la Hermandad trabaja a través de ella.

Un hermano se interesó preguntó por la materialización de la propuesta de entrada a la catedral con motivo del año jubilar, contestando el abad, que se estaban cerrando los detalles y había un montón de flecos pendientes en espera de que la propuesta fuera comunicada al cabildo mayor.

Siendo las 22, 30 horas y previo al rezo de una oración a la Virgen María, le levantó la sesión.

* Esta crónica no tiene validez de acta y simplemente surte efecto informativo.

Foto: Archivo de la Hermandad.

 

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter

“Misericordia quiero y no sacrificio” (Mt 9,13).
Las obras de misericordia en el camino jubilar.

 

1. María, icono de una Iglesia que evangeliza porque es evangelizada

En la Bula de convocación del Jubileo invité a que «la Cuaresma de este Año Jubilar sea vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios» (Misericordiae vultus, 17). Con la invitación a escuchar la Palabra de Dios y a participar en la iniciativa «24 horas para el Señor» quise hacer hincapié en la primacía de la escucha orante de la Palabra, especialmente de la palabra profética. La misericordia de Dios, en efecto, es un anuncio al mundo: pero cada cristiano está llamado a experimentar en primera persona ese anuncio. Por eso, en el tiempo de la Cuaresma enviaré a los Misioneros de la Misericordia, a fin de que sean para todos un signo concreto de la cercanía y del perdón de Dios.

María, después de haber acogido la Buena Noticia que le dirige el arcángel Gabriel, canta proféticamente en el Magnificat la misericordia con la que Dios la ha elegido. La Virgen de Nazaret, prometida con José, se convierte así en el icono perfecto de la Iglesia que evangeliza, porque fue y sigue siendo evangelizada por obra del Espíritu Santo, que hizo fecundo su vientre virginal. En la tradición profética, en su etimología, la misericordia está estrechamente vinculada, precisamente con las entrañas maternas (rahamim) y con una bondad generosa, fiel y compasiva (hesed) que se tiene en el seno de las relaciones conyugales y parentales.

2. La alianza de Dios con los hombres: una historia de misericordia

El misterio de la misericordia divina se revela a lo largo de la historia de la alianza entre Dios y su pueblo Israel. Dios, en efecto, se muestra siempre rico en misericordia, dispuesto a derramar en su pueblo, en cada circunstancia, una ternura y una compasión visceral, especialmente en los momentos más dramáticos, cuando la infidelidad rompe el vínculo del Pacto y es preciso ratificar la alianza de modo más estable en la justicia y la verdad. Aquí estamos frente a un auténtico drama de amor, en el cual Dios desempeña el papel de padre y de marido traicionado, mientras que Israel el de hijo/hija y el de esposa infiel. Son justamente las imágenes familiares —como en el caso de Oseas (cf. Os 1-2)— las que expresan hasta qué punto Dios desea unirse a su pueblo.

Este drama de amor alcanza su culmen en el Hijo hecho hombre. En él Dios derrama su ilimitada misericordia hasta tal punto que hace de él la «Misericordia encarnada» (Misericordiae vultus, 8). En efecto, como hombre, Jesús de Nazaret es hijo de Israel a todos los efectos. Y lo es hasta tal punto que encarna la escucha perfecta de Dios que el Shemà requiere a todo judío, y que todavía hoy es el corazón de la alianza de Dios con Israel: «Escucha, Israel: El Señor es nuestro Dios, el Señor es uno solo. Amarás, pues, al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas» (Dt 6,4-5). El Hijo de Dios es el Esposo que hace cualquier cosa por ganarse el amor de su Esposa, con quien está unido con un amor incondicional, que se hace visible en las nupcias eternas con ella.

Es éste el corazón del kerygma apostólico, en el cual la misericordia divina ocupa un lugar central y fundamental. Es «la belleza del amor salvífico de Dios manifestado en Jesucristo muerto y resucitado» (Exh. ap. Evangelii gaudium, 36), el primer anuncio que «siempre hay que volver a escuchar de diversas maneras y siempre hay que volver a anunciar de una forma o de otra a lo largo de la catequesis» (ibíd., 164). La Misericordia entonces «expresa el comportamiento de Dios hacia el pecador, ofreciéndole una ulterior posibilidad para examinarse, convertirse y creer» (Misericordiae vultus, 21), restableciendo de ese modo la relación con él. Y, en Jesús crucificado, Dios quiere alcanzar al pecador incluso en su lejanía más extrema, justamente allí donde se perdió y se alejó de Él. Y esto lo hace con la esperanza de poder así, finalmente, enternecer el corazón endurecido de su Esposa.

3. Las obras de misericordia

La misericordia de Dios transforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel, y lo hace a su vez capaz de misericordia. Es siempre un milagro el que la misericordia divina se irradie en la vida de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo y animándonos a vivir lo que la tradición de la Iglesia llama las obras de misericordia corporales y espirituales. Ellas nos recuerdan que nuestra fe se traduce en gestos concretos y cotidianos, destinados a ayudar a nuestro prójimo en el cuerpo y en el espíritu, y sobre los que seremos juzgados: nutrirlo, visitarlo, consolarlo y educarlo. Por eso, expresé mi deseo de que «el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Será un modo para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina» (ibíd., 15). En el pobre, en efecto, la carne de Cristo «se hace de nuevo visible como cuerpo martirizado, llagado, flagelado, desnutrido, en fuga... para que nosotros lo reconozcamos, lo toquemos y lo asistamos con cuidado» (ibíd.). Misterio inaudito y escandaloso la continuación en la historia del sufrimiento del Cordero Inocente, zarza ardiente de amor gratuito ante el cual, como Moisés, sólo podemos quitarnos las sandalias (cf. Ex 3,5); más aún cuando el pobre es el hermano o la hermana en Cristo que sufren a causa de su fe.

Ante este amor fuerte como la muerte (cf. Ct 8,6), el pobre más miserable es quien no acepta reconocerse como tal. Cree que es rico, pero en realidad es el más pobre de los pobres. Esto es así porque es esclavo del pecado, que lo empuja a utilizar la riqueza y el poder no para servir a Dios y a los demás, sino parar sofocar dentro de sí la íntima convicción de que tampoco él es más que un pobre mendigo. Y cuanto mayor es el poder y la riqueza a su disposición, tanto mayor puede llegar a ser este engañoso ofuscamiento. Llega hasta tal punto que ni siquiera ve al pobre Lázaro, que mendiga a la puerta de su casa (cf. Lc 16,20-21), y que es figura de Cristo que en los pobres mendiga nuestra conversión. Lázaro es la posibilidad de conversión que Dios nos ofrece y que quizá no vemos. Y este ofuscamiento va acompañado de un soberbio delirio de omnipotencia, en el cual resuena siniestramente el demoníaco «seréis como Dios» (Gn 3,5) que es la raíz de todo pecado. Ese delirio también puede asumir formas sociales y políticas, como han mostrado los totalitarismos del siglo XX, y como muestran hoy las ideologías del pensamiento único y de la tecnociencia, que pretenden hacer que Dios sea irrelevante y que el hombre se reduzca a una masa para utilizar. Y actualmente también pueden mostrarlo las estructuras de pecado vinculadas a un modelo falso de desarrollo, basado en la idolatría del dinero, como consecuencia del cual las personas y las sociedades más ricas se vuelven indiferentes al destino de los pobres, a quienes cierran sus puertas, negándose incluso a mirarlos.

La Cuaresma de este Año Jubilar, pues, es para todos un tiempo favorable para salir por fin de nuestra alienación existencial gracias a la escucha de la Palabra y a las obras de misericordia. Mediante las corporales tocamos la carne de Cristo en los hermanos y hermanas que necesitan ser nutridos, vestidos, alojados, visitados, mientras que las espirituales tocan más directamente nuestra condición de pecadores: aconsejar, enseñar, perdonar, amonestar, rezar. Por tanto, nunca hay que separar las obras corporales de las espirituales. Precisamente tocando en el mísero la carne de Jesús crucificado el pecador podrá recibir como don la conciencia de que él mismo es un pobre mendigo. A través de este camino también los «soberbios», los «poderosos» y los «ricos», de los que habla el Magnificat, tienen la posibilidad de darse cuenta de que son inmerecidamente amados por Cristo crucificado, muerto y resucitado por ellos. Sólo en este amor está la respuesta a la sed de felicidad y de amor infinitos que el hombre —engañándose— cree poder colmar con los ídolos del saber, del poder y del poseer. Sin embargo, siempre queda el peligro de que, a causa de un cerrarse cada vez más herméticamente a Cristo, que en el pobre sigue llamando a la puerta de su corazón, los soberbios, los ricos y los poderosos acaben por condenarse a sí mismos a caer en el eterno abismo de soledad que es el infierno. He aquí, pues, que resuenan de nuevo para ellos, al igual que para todos nosotros, las lacerantes palabras de Abrahán: «Tienen a Moisés y los Profetas; que los escuchen» (Lc 16,29). Esta escucha activa nos preparará del mejor modo posible para celebrar la victoria definitiva sobre el pecado y sobre la muerte del Esposo ya resucitado, que desea purificar a su Esposa prometida, a la espera de su venida.

No perdamos este tiempo de Cuaresma favorable para la conversión. Lo pedimos por la intercesión materna de la Virgen María, que fue la primera que, frente a la grandeza de la misericordia divina que recibió gratuitamente, confesó su propia pequeñez (cf.Lc 1,48), reconociéndose como la humilde esclava del Señor (cf. Lc 1,38).

Vaticano, 4 de octubre de 2015
Fiesta de San Francisco de Assis

Francisco

https://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/lent/documents/papa-francesco_20151004_messaggio-quaresima2016.html

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter
En este sentido, el signo de la ceniza es un recordatorio que advierte de la vanidad efímera de lo humano, de la fragilidad del hombre creado del polvo de la tierra y destinado a volver a él. e actitud a la luz de la palabra y el ejemplo de Jesucristo.

Desde el S. IV, la Cuaresma se constituye y vive como tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno, la limosna y la abstinencia.

En este sentido, el signo de la ceniza es un recordatorio que advierte de la vanidad efímera de lo humano, de la fragilidad del hombre creado del polvo de la tierra y destinado a volver a él. La Iglesia comienza con la ceniza cuaresmal lo que culminará con el fuego de Pentecostés, una paradójica secuencia invertida, desde lo inerte consumido a la viva lengua ardiente, las llamaradas del Espíritu enviado por Cristo, que enciende la caridad y el fervor en las almas.

En este año Jubilar de la Misericordia, la Cuaresma se convierte en un tiempo privilegiado para encontrarnos con el sacramento de la reconciliación, para ser perdonados y para perdonar; para convertirnos en agentes de la infinita misericordia de Dios. "Misericordia quiero y no sacrificio" (Mt. 9,13), es el lema con el que SS El Papa Francisco inicia su mensaje de Cuaresma para este año en e que nos invita a practicar las obras de misericordia en el camino jubilar.

http://www.espiritusantozamora.org/actualidad/noticias/163-el-ano-liturgico-la-cuaresma
 




Fotos: Miniatura correspondiente al Miércoles de Ceniza. Atribuido a Cristoforo Orimina, Nápoles, h. 1370. Biblioteca Municipal de Avignon, Avignon (Francia). BM - ms. 0138. f. 040 v. Procedente de la Iglesia Colegial de Saint-Didier de Avignon. Imagen del Institut de recherche et d'histoire des textes - CNRS / Imposición de la ceniza, Pablo Minguet, 1749. En Pablo Minguet, "Diario sagrado, y kalendario general" (...). Madrid, Juan de Zuñiga, 1749. Biblioteca Nacional de España, Madrid.
 
 

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter
El Cabildo Mayor Ordinario celebrado el 21 de febrero de 2015, aprobó por unanimidad la propuesta del cabildo menor, de proponer -en cumplimiento del art. 15.4 de nuestros estatutos vigentes-, el título de Capellán de Honor a la persona de D. Gregorio Martínez Sacristán, obispo de la sede de Zamora.
 
El artículo 15.4 de nuestro código estatutario prescribe que el título de Capellán de Honor será ofrecido a los prelados que ostenten la sede zamorana. Este título protocoliza y reconoce la guía pastoral que el obispo diocesano ejerce sobre las cofradías y hermandades en general y sobre nuestra Hermandad en particular, con la esperanza de que, siguiendo sus enseñanzas, testimonio y ejemplo, podamos ser -tal y como nos recordaba el Papa Francisco en la homilía de la Jornada Mundial de las Cofradías y la Piedad Popular-, ese tesoro de la iglesia, pulmón de fe y de vida cristiana, y esa fragua de santidad donde muchos han vivido con sencillez una relación intensa con el Señor.
 
D. Gregorio ha aceptado gustosamente nuestro nombramiento lo que supone un honor para nuestra corporación, que cada Viernes de Dolores peregrina al atrio de la Santa Iglesia Catedral, sede y símbolo del magisterio del Obispo, para realizar una estación penitencial en la que D. Gregorio nos ha acompañado siempre que la salud y su agenda se lo han permitido.
 
D. Gregorio Martínez Sacristán será recibido por la Hermandad como capellán de honor el próximo día 21 de marzo, en la celebración del tercer día del Triduo en honor de nuestro titular el Smo. Cristo del Espíritu Santo que este año dedicamos a meditar sobre la Misericordia.
 
 
Foto: Diócesis de Zamora. Delegación de Medios de Comunicación Social.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter

De acuerdo con lo establecido en los estatutos de esta hermandad, se convoca al Cabildo Mayor Ordinario que se celebrará el día 12 de Febrero a las 20 h. en primera convocatoria y a las 20,15 h. en segunda, en el salón de actos de la Junta Pro-Semana Santa de Zamora (entrada calle Bonifacia Rodríguez de Castro), de acuerdo con el siguiente:



ORDEN DEL DÍA

1º Rezo de Preces.
2º Lectura y aprobación, si procede, de las actas del Cabildo Mayor Extraordinario del 2 de octubre de 2015 y del Cabildo Mayor Ordinario del 21 de Febrero de 2015.
3º Aprobación, si procede, del estado de cuentas a 31/12/2015.
4º Aprobación, si procede del presupuesto para 2016.
5º Propuesta de aumento de la cuota anual.
6º Informe de Secretaría. Altas y bajas.
7º Informe del Abad.
8º Nombramiento de Mayordomos para el presente año.
9º Nombramiento Comisión Normativa.
10º Ruegos y preguntas.
 
Esperamos vuestra participación en el que es el máximo órgano de decisión de la Hermandad.
 
Un abrazo en Cristo
 
 
El cabildo menor
 
 
 

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter