"Misericorida Quiero" (Mt 9,13). 

El próximo jueves 23 de marzo a las 20,30 hrs. en la Iglesia de San Claudio de Olivares se desarrollará la Celebración Penitencial de Cuaresma de las Parroquias del Espíritu Santo y San Claudio. Las Parroquias invitan a todas las cofradías y grupos pastorales de las dos feligresías a sumarse a esta celebración. 
El cartel, elaborado por nuestra Hermandad, muestra la escena del "Regreso del hijo pródigo", de Giovanni Francesco Barbieri (Il Guercino), de 1655, que se conserva en la Timken Art Gallery de San Diego (EE.UU).
 "Que el Espíritu Santo nos guíe para recorrer un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios".
 
S.S. El Papa Francisco

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter
La Hermandad Penitencial del Smo. Cristo del Espíritu Santo y la parroquia del Espíritu Santo donde tiene establecida su sede canónica celebraran A.M.D.G. Solemne Triduo en honor del Smo. Cristo del Espíritu Santo, imagen titular de la hermandad y la parroquia, que tendrá lugar D.M los días 10, 11 y 12 de marzo.
 
Un año más año se ha decidido contar con la participación de varios sacerdotes, ademas de nuestro capellán, para presidir cada una de las celebraciones del triduo.
 
El viernes 10 presidirá la celebración el Rvdo. D. Narciso Jesús Lorenzo, Prefecto de Sagrada Liturgia de la SI Catedral y Párroco de San Juan y San Vicente, y cantará el Coro Gaudete; el sábado 11 presidirá el Rvdo. D. Florencio Gago Rodríguez. Delegado Diocesano para la Familia y Defensa de la Vida y Párroco de San Lázaro, y cantará la Coral Ciudad de Zamora; y el domingo 12 presidirá el Rvdo. D. José María Diego Pascual. Capellán y párroco del Espíritu Santo, y cantará el Coro de la Hermandad.
 
En este año dedicaremos el triduo a meditar a meditar sobre la familia, Objetivo Pastoral Diocesano para este curso. Dadas las circunstancias queremos rezar también por todos los cristianos perseguidos en el mundo por razón de su fe en Jesucristo.
 
Durante los tres días se celebrará la Santa Misa, triduo y Canto del Crux Fidelis y el Viernes 10 se desarrollara la toma de posesión de los hermanos que ejercen su mayordomía en el presente año.
 
El Solemne Triduo en honor del Smo. Cristo del Espíritu Santo fue recuperado por la hermandad en 2011 -año en que se conmemoró el 800 aniversario de la consagración de la iglesia del Espíritu Santo-. La imagen del Smo. Cristo presidirá de nuevo el presbiterio de la parroquia, en un altar efímero levantado para la ocasión.
 
 
Fotos: Celebración del Triduo del pasado año 2016, presidida por nuestro obispo y Capellán de Honor, D. Gregorio Martínez Sacristán.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter

En el salón de actos de Seminario San Atilano-Casa de la Iglesia de Zamora, el pasado viernes 3 de marzo de 2017, a las 20,30 hrs. -en segunda convocatoria-, y con un total de 49 hermanos presentes en la sala, se abrió el cabildo Mayor Ordinario correspondiente al ejercicio de 2017. Tras el Rezo de preces -primer punto del orden del día-, dirigido por el capellán, se pasó al segundo, Lectura y aprobación, si procede, del Acta del Cabildo Mayor Ordinario del 12 de Febrero de 2016, que fue aprobada por unanimidad.

En el tercer punto del orden del día, Aprobación, si procede, de estado de cuentas a 31/12/2016, estas se aprobaron por unanimidad pasando al cuarto punto, Aprobación, si procede, del presupuesto para 2017. El vicetesorero dio lectura al mismo (en el que destaca la asignación de 1€ de la cuota de cada hermano al los proyectos del área de Acción Social de la Hermandad), siendo aprobado de nuevo por unanimidad.

El quinto punto del orden del día, Informe de Secretaría. altas y bajas, se desarrolló, a petición del secretario de forma conjunta con el punto séptimo Nombramiento de Mayordomos para el presente año, por ser ambos puntos de su competencia. El informe (a 31/12/2016), arrojó los siguientes datos:

El número de la lista de aspirantes alcanza  el número 335. El número de bajas ha sido de 11 hermanos. Se ha avisado por tanto a 41 hermanos y hermanas (30 + 11 bajas) a incorporarse a la Hermandad en este año 2017 de los cuales 6 son menores de 7 años. Se incorporan a la Hermandad del nº 235 al 269 de la lista de espera, incluidos los números 198, 212, 213, 214, 215 y 216 que solicitaron el aplazamiento el año anterior, quedando en la lista de espera un total de 90 aspirantes para su ingreso en la Hermandad. Durante este año no tenemos constacia alguna de ningún fallecimiento de hermanos o hermanas. Los mayordomos que ejercieron la mayordomía el pasado ejercicio de 2016 fueron el nº 173 Vicente Diez Llamas, 175 Alfonso Puente Valenzuela, 176 Martín Ramos García, 177 Luis Felipe Palacios Arroyo, 179 Pedro Hernández Garriga, 181 Javier Mendiri Hernández, 182 Antonio Martín Sánchez y 183 Ángel Antón Olivares.

Para el presente año se ha llamado para ejercer la mayordomía a los siguientes hermanos: nº 157 Paulino Charro Concejo, 169 Germán Porto Urueña, 181 Emilio Carretero Gaitán, 182 Manuel Folgado López, 183 Marcelino Luelmo López, 184 Luis Bueno de Paula, 185 Francisco Javier Isidro Núñez, 186 Carlos Haedo de la Torre, 187 Luis Ignacio Fernández Llanos, 188 Juan Manuel Sánchez Franco, 189 Rubén Sánchez Domínguez, 190 Alejandro Esteban Ferrero y 191 Raúl Ríos Hilario. El secretario dio cuenta de la imposibilidad de localizar, hasta el momento, al hermano Paulino Charro Concejo, quien en el cabildo del año pasado manifestó su malestar por no haber sido mayordomo (a lo que el secretario le respondió que se le había convocado en tiempo y forma el año que le correspondía sin haber obtenido respuesta, decidiendo en aquella ocasión que se le llamaría para este año).

En el sexto punto del orden del día Informe del Abad, Juan Antonio Haedo, dio cuenta de los diferentes pormenores de la gestión de la Hermandad a lo largo del pasado ejercicio. Comenzó por recordar la Peregrinación Jubilar, que la Hermandad realizó el pasado año al interior de la SI Catedral, coincidiendo con nuestra Solemne Procesión Penitencial, en el marco del Año Santo Jubilar de la Misericordia. La narración de este acontecimiento, único para todos los que lo vivimos, fue acompañada de numerosos agradecimientos a todas aquellas personas, de dentro y fuera de la Hermandad, que colaboraron para que aquel acto de piedad fuera posible.

El abad manifestó el pesar de la Hermandad por le fallecimiento de D. José María Alonso Rico, párroco emérito de la Parroquia del Espíritu Santo y Capellán de la Hermandad desde 1987 a 2009, y de D. José Alonso Luengo, que aunque no fue hermano de nuestra cofradía, se encargó del diseño y donación (junto con otros miembros de su familia que sí pertenecían a la Hermandad), de nuestra cruz guía.

Así mismo informó de los cultos a celebrar en el presente ejercicio, pidiendo compromiso y participación a los hermanos en los mismos pues constituyen uno de los fines fundamentales de nuestros estatutos. Continuó dando lectura a los agradecimientos a los colaboradores en nuestra fiesta anual en honor de la Exaltación de la Santa Cruz, e informó de la realización, el pasado mes de febrero, de una nueva edición de las Jornadas de Formación Cofrade "Conoce tu hermandad", destinadas a los nuevos hermanos. Del mismo modo dio cuenta de los avances realizados en el área de Acción Social, informando de las campañas que se pondrán en marcha para este año, y agradeciendo a los diferentes colaboradores en los cometidos del área, así como a los vendedores de la Lotería de Navidad, cuyos beneficios van destinados a este fin.

También informó sobre aspectos relacionados con la secretaría y tesorería, los trabajos de la comisión normativa de reforma del Reglamento de Régimen Interno, la Junta Pro Semana Santa, comunicación y patrimonio, aspecto en el que indicó de la necesidad de cambiar la puerta del local del que la cofradía dispone en el huerto de la iglesia, así como de colaborar con la parroquia en diversas reparaciones que deberá efectuar, tanto en el templo como en la casa parroquial.

En el octavo y último punto del orden del día, Ruegos y preguntas, se manifestaron varios hermanos para manifestar su satisfacción por el acto jubilar del pasado año (incluso proponer que la estación al interior del templo podía hacerse todos los años). El abad agradeció las palabras de estos hermanos e indicó que fue un acto extraordinario y que podrá plantearse en otros años jubilares o bien ante alguna efeméride concreta. Otro hermano -que el año pasado portó la Cruz de Penitencia-, agradeció la preocupación de la Hermandad por querer hacerse cargo de la limpieza de su túnica (que finalmente costeó el hermano), que se había manchado por el roce de la cruz, mojada por la lluvia. Otro hermano preguntó si se podía estudiar el apagar las luces al paso de la procesión, lo que contestó otro hermano presente en la sala -y que había trabajado de operario en el ayuntamiento-, manifestándole que es difícil por la falta de personal y por que las fases de iluminación, no coinciden de manera exacta, con el itinerario de la procesión. Desde el cabildo se indicó que es arriesgado ya que por apagar unas áreas en alguna ocasión se había apagado también la luz de la SI Catedral y  que la hermandad, desde la incorporación del farol, lleva una luz muy tenue que en ocasiones era insuficiente para que la procesión discurriera con la seguridad y tranquilidad adecuada.

Siendo las 21, 50 horas y previo al rezo de una oración a la Virgen María, le levantó la sesión.

* Esta crónica no tiene validez de acta y simplemente surte efecto informativo.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter

"Arrepiéntete y cree en el Evangelio" (Cf Mc1,15)

 
Al igual que en los últimos años, las parroquias del Espíritu Santo y San Claudio de Olivares iniciaron de forma conjunta la Cuaresma con una celebración de la Palabra y rito de imposición de la ceniza, en esta ocasión en la iglesia del Espíritu Santo. Algunos hermanos de nuestra cofradía acompañamos a los fieles de ambas parroquias participando activamente en la celebración y dando inicio a este tiempo de conversión junto a nuestro Santísimo Cristo.
 
Desde el S. IV, la Cuaresma se constituye y vive como tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno, la limosna y la abstinencia.
En este sentido, el signo de la ceniza es un recordatorio que advierte de la vanidad efímera de lo humano, de la fragilidad del hombre creado del polvo de la tierra y destinado a volver a él. La Iglesia comienza con la ceniza cuaresmal lo que culminará con el fuego de Pentecostés, una paradójica secuencia invertida, desde lo inerte consumido a la viva lengua ardiente, las llamaradas del Espíritu enviado por Cristo, que enciende la caridad y el fervor en las almas.
 
La Cuaresma se convierte en un tiempo privilegiado para encontrarnos con el sacramento de la reconciliación, para ser perdonados y para perdonar; para convertirnos en agentes de la infinita misericordia de Dios. ""La Palabra es un don. El otro es un don", es el título del mensaje de Cuaresma de SS El Papa Francisco, invitándonos a poner los ojos en el otro.
 
Tradicionalmente la ceniza utilizada para el rito, procede de la quema de las palmas y ramos utilizados para conmemorar la entrada triunfal de Jesús en Jerusalen. La mayoría de las parroquias de nuestra ciudad utilizan la obtenida por la quema de palmas que realiza, en la Solemnidad de Cristo Rey, la Real Cofradía de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalen.
 
 
Fotos: Archivo de la Hermandad.

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter

“La Palabra es un don. El otro es un don”

Queridos hermanos y hermanas:

La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor.

Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar (cf. Homilía, 8 enero 2016).

La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia. En concreto, quisiera centrarme aquí en la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro (cf. Lc 16,19- 31).

Dejémonos guiar por este relato tan significativo, que nos da la clave para entender cómo hemos de comportarnos para alcanzar la verdadera felicidad y la vida eterna, exhortándonos a una sincera conversión.

1. El otro es un don

La parábola comienza presentando a los dos personajes principales, pero el pobre es el que viene descrito con más detalle: él se encuentra en una situación desesperada y no tiene fuerza ni para levantarse, está echado a la puerta del rico y come las migajas que caen de su mesa, tiene llagas por todo el cuerpo y los perros vienen a lamérselas (cf. vv. 20-21). El cuadro es sombrío, y el hombre degradado y humillado.

La escena resulta aún más dramática si consideramos que el pobre se llama Lázaro: un nombre repleto de promesas, que significa literalmente «Dios ayuda». Este no es un personaje anónimo, tiene rasgos precisos y se presenta como alguien con una historia personal. 

Mientras que para el rico es como si fuera invisible, para nosotros es alguien conocido y casi familiar, tiene un rostro; y, como tal, es un don, un tesoro de valor incalculable, un ser querido, amado, recordado por Dios, aunque su condición concreta sea la de un desecho humano (cf. Homilía, 8 enero 2016).  

Lázaro nos enseña que el otro es un don. La justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor. Incluso el pobre en la puerta del rico, no es una carga molesta, sino una llamada a convertirse y a cambiar de vida.

La primera invitación que nos hace esta parábola es la de abrir la puerta de nuestro corazón al otro, porque cada persona es un don, sea vecino nuestro o un pobre desconocido. La Cuaresma es un tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él o en ella el rostro de Cristo.

Cada uno de nosotros los encontramos en nuestro camino. Cada vida que encontramos es un don y merece acogida, respeto y amor. La Palabra de Dios nos ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y amarla, sobre todo cuando es débil. Pero para hacer esto hay que tomar en serio también lo que el Evangelio nos revela acerca del hombre rico.

2.   El pecado nos ciega

La parábola es despiadada al mostrar las contradicciones en las que se encuentra el rico (cf. v. 19). Este personaje, al contrario que el pobre Lázaro, no tiene un nombre, se le califica sólo como «rico». Su opulencia se manifiesta en la ropa que viste, de un lujo exagerado.

La púrpura, en efecto, era muy valiosa, más que la plata y el oro, y por eso estaba reservada a las divinidades (cf. Jr 10,9) y a los reyes (cf. Jc 8,26). La tela era de un lino especial que contribuía a dar al aspecto un carácter casi sagrado.

Por tanto, la riqueza de este hombre es excesiva, también porque la exhibía de manera habitual todos los días: «Banqueteaba espléndidamente cada día» (v. 19). En él se vislumbra de forma patente la corrupción del pecado, que se realiza en tres momentos sucesivos: el amor al dinero, la vanidad y la soberbia (cf. Homilía, 20 septiembre 2013).

El apóstol Pablo dice que «la codicia es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos y recelos.

El dinero puede llegar a dominarnos hasta convertirse en un ídolo tiránico (cf. Exh. ap. Evangelii gaudium, 55). En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos, a nosotros y a todo el mundo, a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz.

La parábola nos muestra cómo la codicia del rico lo hace vanidoso. Su personalidad se desarrolla en la apariencia, en hacer ver a los demás lo que él se puede permitir.

Pero la apariencia esconde un vacío interior. Su vida está prisionera de la exterioridad, de la dimensión más superficial y efímera de la existencia (cf. ibíd., 62).

El peldaño más bajo de esta decadencia moral es la soberbia. El hombre rico se viste como si fuera un rey, simula las maneras de un dios, olvidando que es simplemente un mortal.

Para el hombre corrompido por el amor a las riquezas, no existe otra cosa que el propio yo, y por eso las personas que están a su alrededor no merecen su atención. El fruto del apego al dinero es una especie de ceguera: el rico no ve al pobre hambriento, llagado y postrado en su humillación

Cuando miramos a este personaje, se entiende por qué el Evangelio condena con tanta claridad el amor al dinero: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero» (Mt 6,24).

3.   La Palabra es un don

El Evangelio del rico y el pobre Lázaro nos ayuda a prepararnos bien para la Pascua que se acerca. La liturgia del Miércoles de Ceniza nos invita a vivir una experiencia semejante a la que el rico ha vivido de manera muy dramática.

El sacerdote, mientras impone la ceniza en la cabeza, dice las siguientes palabras: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás». El rico y el pobre, en efecto, mueren, y la parte principal de la parábola se desarrolla en el más allá. Los dos personajes descubren de repente que «sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos de él» (1 Tm 6,7).

También nuestra mirada se dirige al más allá, donde el rico mantiene un diálogo con Abraham, al que llama «padre» (Lc 16,24.27), demostrando que pertenece al pueblo de Dios.

Este aspecto hace que su vida sea todavía más contradictoria, ya que hasta ahora no se había dicho nada de su relación con Dios. En efecto, en su vida no había lugar para Dios, siendo él mismo su único dios.

El rico sólo reconoce a Lázaro en medio de los tormentos de la otra vida, y quiere que sea el pobre quien le alivie su sufrimiento con un poco de agua.

Los gestos que se piden a Lázaro son semejantes a los que el rico hubiera tenido que hacer y nunca realizó. Abraham, sin embargo, le explica: «Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces» (v. 25). En el más allá se restablece una cierta equidad y los males de la vida se equilibran con los bienes.

La parábola se prolonga, y de esta manera su mensaje se dirige a todos los cristianos. En efecto, el rico, cuyos hermanos todavía viven, pide a Abraham que les envíe a Lázaro para advertirles; pero Abraham le responde: «Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen» (v. 29). Y, frente a la objeción del rico, añade: «Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto» (v. 31).

De esta manera se descubre el verdadero problema del rico: la raíz de sus males está en no prestar oído a la Palabra de Dios; esto es lo que le llevó a no amar ya a Dios y por tanto a despreciar al prójimo.

La Palabra de Dios es una fuerza viva, capaz de suscitar la conversión del corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios. Cerrar el corazón al don de Dios que habla tiene como efecto cerrar el corazón al don del hermano.

Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. El Señor "que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador" nos muestra el camino a seguir.

Que el Espíritu Santo nos guie a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado que nos ciega y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados.

Animo a todos los fieles a que manifiesten también esta renovación espiritual participando en las campañas de Cuaresma que muchas organizaciones de la Iglesia promueven en distintas partes del mundo para que aumente la cultura del encuentro en la única familia humana.

Oremos unos por otros para que, participando de la victoria de Cristo, sepamos abrir nuestras puertas a los débiles y a los pobres. Entonces viviremos y daremos un testimonio pleno de la alegría de la Pascua.

Vaticano, 18 de octubre de 2016

Fiesta de San Lucas Evangelista

FRANCISCO

 http://www.schola-sainte-cecile.com/2015/02/19/enregistrement-sainte-messe-du-mercredi-des-cendres-2/

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter

 

De acuerdo con lo establecido en los estatutos de esta hermandad, se convoca al Cabildo Mayor Ordinario que se celebrará el día 3 de marzo a las 20,15 h. en primera convocatoria y a las 20,30 h. en segunda, en el salón de actos del Seminario San Atilano-Casa de la Iglesia de Zamora, sito en la Plaza del Seminario 2, conforme al siguiente:


ORDEN DEL DÍA

1º Rezo de Preces.

2º Lectura y aprobación, si procede, del Acta del Cabildo Mayor Ordinario del 12 de Febrero de 2016.

3º Aprobación, si procede, del estado de cuentas a 31/12/2016.

4º Aprobación, si procede del presupuesto para 2017.

5º Informe de Secretaría. Altas y bajas.

6º Informe del Abad.

7º Nombramiento de Mayordomos para el presente año. 

8º Ruegos y preguntas.

 
Esperamos vuestra participación en el que es el máximo órgano de decisión de la Hermandad.
 
Un abrazo en Cristo
 
 
El cabildo menor

Compartir

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter